fbpx
X
X
Seleccionar página

Antibióticos

La piel y sus anejos constituyen la principal barrera estructural de defensa
del organismo frente a agentes externos, estando formada por 3 capas: epidermis, capa verdaderamente protectora, más superficial y avascular; dermis, y tejido celular subcutáneo (TCS), capas más profundas y con riego sanguíneo.

Existe un constante equilibrio entre microorganismo y huésped, de manera que la eliminación de ese equilibrio puede favorecer el desarrollo de infección.

• Defensas del huésped. Integridad de la barrera cutánea (factor más importante: dermatitis atópica, varicela o heridas, favorecen el desarrollo de infección), flora saprofita (flora residente, especialmente Staphylococcus coagulasa negativos, Propionebacterium o Corynebacterium), ácidos grasos, inmunidad.

• Virulencia del microorganismo. Colonización cutánea por flora transitoria
(piel con solución de continuidad, contacto con personas colonizadas), toxinas, etc.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.